No nos recuerdan por lo que hicimos, nos recuerdan por cómo les hicimos sentir.

¿Qué queremos que los demás sientan cuando están con nosotros? ¿Qué queremos que recuerden de su experiencia a nuestro lado?

Lo que decimos, lo que hacemos, cómo nos comportamos. Cada uno de esos elementos componen la imagen que los demás se hacen de nosotros. Todos deben ser coherentes, por lo que es muy importante ser conscientes de cómo nos comunicamos y prestar mucha atención a todos los detalles de esa comunicación. Porque lo verdaderamente importante en nuestra interacción con los demás, lo que perdurará en el tiempo, es cómo les hacemos sentir.

En este espacio podréis reflexionar conmigo sobre cómo lograr dejar una huella inborrable en los demás, alineando lo que decimos, lo que hacemos y cómo nos comportamos.


Pasa. Siéntete como en tu casa.



Mis últimas entradas: