Digitalización de los negocios: ¿qué significa y cómo digitalizo yo mi negocio?

Cómo comenzar a desarrollar tu marca personal
24 octubre, 2020
Qué es un embudo de ventas
10 noviembre, 2020

La digitalización de los negocios se ha convertido en una llamada habitual y urgente, pues muchos negocios han visto como de la noche a la mañana su modelo 100% presencial se derrumbaba frente a las limitaciones sanitarias derivadas de esta crisis COVID19. 

 

Pero ¿qué significa digitalizar un negocio? Seguro que hay muchos empresarios y empresarias que se preguntan por dónde empezar… 

Hoy vamos a comentar distintas formas de digitalizar una actividad empresarial, desde los diferentes aspectos de la dinámica de empresa que pueden empezar a abrirse a este nuevo mundo. 

 

PROCESOS DE TRABAJO

 

Una forma de digitalizar la actividad de empresa puede ser implementar herramientas que nos ayuden a organizarnos día y día y suplan las carencias que genera la «no presencialidad» o la «presencialidad parcial» en el puesto de trabajo. Muchos equipos han tenido que aprender a trabajar en remoto y para hacerlo de forma eficiente y organizada, vienen muy bien algunas herramientas que nos tienen que ayudar a: 

  • Almacenar nuestra información en la nube: todos debemos acceder a ella, desde cualquier parte del mundo, y con ciertos requisitos de seguridad. 
  • Organizar nuestro tiempo: sería muy útil, por ejemplo, disponer de un calendario compartido, donde todos vean la disponibilidad de los demás. 
  • Gestionar la carga de trabajo: gestores de tareas, tanto por listados como por tablones Canvan, nos ayudarán a llevar un control de nuestra carga de trabajo y de los avances que realizamos, en función de plazos de entrega y otros procesos dependientes. 
  • Hablar por privado para colaborar: debe haber un espacio donde los equipos puedan comentar, consultar, compartir y colaborar. 
  • Reunirnos virtualmente: a veces será necesario realizar reuniones, tanto internas como con clientes. Debemos disponer de un sistema que nos permita hacerlo ágilmente.  
  • Saber bien qué hacemos con nuestro tiempo: para poder detectar fugas de tiempo y mantener un orden en los límites de nuestras jornadas laborales, necesitamos saber a qué decidamos el tiempo. Esto también nos ayudará a controlar la rentabilidad de los procesos.

👉 Recuerda seleccionar sólo aquellas herramientas que realmente cumplan una función esencial y que no pueda ser cubierta por ninguna de las herramientas que ya uses.

 

MARKETING Y VENTAS

 

Es necesario que la empresa se desenvuelva de manera fluida en el entorno digital, pero tampoco podemos pretender pasar de 0 a 100 en dos días y medio. Vamos a priorizar:

  • Redes sociales: lo primero que podemos revisar es nuestra presencia en redes sociales y tomar determinadas decisiones. «¿Con quién queremos hablar?», «¿Qué queremos decir?» y «¿Dónde podemos mantener esa conversación?», son 3 preguntas que nos indicarán el camino a la hora de realizar nuestro plan de acción en redes. 
  • Atención al cliente: tenemos que trasladar la experiencia del cliente a un entorno distante, por lo que el reto consiste en que no se note esa distancia, darle “calor” a la relación. Por ejemplo, podemos hacer videoconferencias y destinar recursos a una atención por email y teléfono impecables. Además, podemos implementar chats para consultas ágiles (ya sean privados, dentro de nuestro sistema interno; o mediante apps como Telegram o Whatsapp). Vamos a pensar cómo podemos mimar esa relación al máximo, en estas circunstancias. 
  • Plataforma web: ahora debemos ser más hábiles que nunca en nuestra comunicación. Debemos contar lo que hacemos de un modo que interese a los demás. Esto puede suponer apostar más por vídeos e imágenes y actualizar la experiencia del usuario en nuestra plataforma web. Pregúntate: «si yo fuera mi cliente, ¿qué me diría esta web a la hora de tomar una decisión?».
  • Networking: se siguen haciendo muchos eventos donde podemos establecer alianzas estratégicas y conocer potenciales clientes. Aprovechémoslos. 
  • Marketing Digital: todo un mundo de posibilidades. Debemos tener muy claro nuestro objetivo antes de arrancar una línea de acción, porque tendremos que ser constantes, tener paciencia y ser coherentes. Se pueden hacer mil cosas: email marketing, publicidad en redes sociales y en Google, contratación de espacios publicitarios en determinados canales, etc. Eso por no mencionar estrategias completas (y complejas) de impulso de ventas, como los ya famosos “funnels”…
  • Pequeños detalles físicos: funcionan muy bien. Son ese “plus” que reciben nuestros clientes por sorpresa y que les recuerdan que “no estamos tan lejos al fin y al cabo”. Rompamos la barrera del espacio y sorprendamos con algo físico y tangible a nuestros clientes y colaboradores (y más ahora que se acerca la Navidad 😉).

 

Vamos con el «Club de la Resistencia» y comentamos todo esto. ¡Dale al «play»!

 

 

PD: Si tienes algún comentario o duda, te espero más abajo en el formulario. 😉

PD2: ¿Formas parte ya de «El Club de la Resistencia»? Si te suscribes, podré avisarte de talleres gratuitos que realizo de vez en cuando y otros temas que pueden ser de tu interés. No suelo enviar emails, así que sólo te escribiré cuando sea realmente relevante. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *