¿Web o blog? Los dos
1027
single,single-post,postid-1027,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.2,vc_responsive

24 oct ¿Web o blog? Los dos

¿Qué diferencia hay entre una web y un blog? Bueno, lo primero que has de saber es que a nivel técnico, no hay ninguna. En cambio, en términos de contenido y gestión son dos cosas muy distintas.

En este episodio te lo explicaré bien y te contaré qué tipo de sitio web debería tener tu negocio. 

¿Web o blog? Los dos

 

Érase una vez que los sitios web debían ser creados mediante complejos lenguajes de programación. Sólo unos pocos afortunados podían desarrollar páginas web, habilidad que requería de mucho conocimiento y entrenamiento. Las páginas que se creaban entonces se llamaban websites porque eran como puertos a los que llegar en un mar inmenso como es la red.

Por aquel entonces surgieron plataformas que permitían a usuarios de a pie crear cuadernos de bicátora, los weblogs, que dieron cabida a una cantidad ingente de información de toda índole. La web se fue nutriendo de websites y weblogs, pero ambas herramientas de comunicación requerían de sistemas de gestión y de conocimientos muy diferentes.

La rápida evolución propia del entorno digital dió a luz a unos sistemas “híbridos” que permitían crear potentes blogs a la vez que lanzar páginas web que incluirían poco a poco elementos más atractivos estéticamente y más responsive, para poder visualizarlas sin problema en cualquier dispositivo.

Y aquí viene un concepto que habrás oído en otras ocasiones cuando se habla del entorno digital: este nuevo sistema democratizó la creación y gestión de estas nuevas webs. Esto quiere decir que una persona con la suficiente paciencia y curiosidad por aprender es capaz de crear su propio espacio digital. Este espacio podrá ser una página web con un precioso blog integrado, en el que compartir artículos con curiosidades, noticias, información y temas varios que puedan ser del interés de los usuarios.

 

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ACTUAL ENTRE WEB Y BLOG?

 

Ahora, la principal diferencia entre los dos elementos consiste en el tipo de contenidos que tienen cada uno.

La parte de “website” que hay en las actuales webs se constituye de contenidos estáticos, es decir, de esos contenidos que se introducen cuando lanzas la web y sólo debes preocuparte de actualizar o renovar cada varios meses (sobre todo para que el SEO funcione correctamente, pero ya hablaremos de eso en otra ocasión). Para que te hagas una idea, en tu página web ésta sería la parte en la que expondrías qué hace tu empresa y cómo le aporta soluciones o servicios a tus clientes. Los contenidos estáticos más frecuentes son:

  • La página de inicio o “home”. Es la página que da la bienvenida al usuario y donde se comienza la conversación con él. Desde ella se le conduce a otras páginas o subpáginas, ofreciendo un recorrido adaptado a sus expectativas.
  • La página sobre servicios. Es la parte en la que se habla de los servicios. Recomiendo que el punto de vista sea el del usuario o cliente ideal, y no el del ombligo de la empresa que se presenta. Lo que la gente espera encontrar en esta página es la solución a su problema o a su necesidad. Pregúntate: ¿qué obtienen tus clientes al contratarte? Así podrás orientar de manera efectiva este contenido estático.
  • La página sobre nosotros. Así se conoce a esa página en la que se habla de la empresa, para que el cliente ideal nos pueda conocer mejor y aumentar su confianza. Una vez más, cuidado con el autobombo. Lo que yo quiero saber cuando entro en tu página es que tú realmente entiendes mis necesidades. Procura aportar los testimonios de clientes como yo y háblame de otros trabajos similares al que yo necesito. También puedes hablarme de cómo trabajas y de qué principios conducen tu forma de hacerlo. Así sabré lo que obtendré cuando te contrate.
  • La página de portfolio. Esta página aporta una información fundamental a la página sobre nosotros, pues permite exponer, uno por uno, proyectos que tu empresa ha desarrollado y que pueden darme más información sobre vuestra forma de proceder. No todas las empresas disponen de portfolio, pero si lo que vendes es un servicio, te recomiendo que dediques tiempo a esta parte, porque es importante ver para confiar.

 

Tu cliente necesita ver para confiar. Muéstrale de lo que eres capaz. Click Para Twittear

 

– La página de contacto. Una página que parece estar a la cola del tren y que cada vez me gusta desarrollar más en los proyectos de desarrollo web que realizamos en mi empresa. En esta página, el usuario podrá encontrar los datos para poder contactar con tu empresa, y es frecuente mostrar también un mapa de vuestra ubicación, un formulario para que os dejen un mensaje desde ahí y los enlaces a vuestras redes sociales. En realidad, creo que es importante que los perfiles sociales estén accesibles en toda la web. Se pueden situar en las barras de menú (superior o principal), así como en el pie de página (también llamado footer). De esta manera, se podrá pinchar desde cualquier página de la web, sin necesidad de andar buscando. PERO hay que hacer esto sólo si las redes van a aportar información útil para que el cliente potencial se convenza de que nos necesita. Si no los estás usando y va a ser una mera distracción, minimiza los riesgos.

 

Por otra parte, a día de hoy cualquier página web puede incorporar sin demasiado esfuerzo un blog. Lo reconocerás porque es la parte en la que se exponen las “noticias”, “novedades” o, como me gusta llamarlo, “info útil”. Esta parte de las webs sirve para publicar aquellos contenidos que puedan ser de interés para tus usuarios, que puedan aclarar dudas, hablar de temas relacionados con tu ámbito de conocimiento, etc. Este apartado, si bien es inferior en número, constituye la mayor fuerza de atracción de un sitio web. Un blog bien trabajado puede suponer, entre otras cosas, un aumento en las ventas de tu empresa o el posicionamiento más fiable y de menor inversión econónomica que podría conseguir tu empresa (si bien, requiere de inversión en tiempo y recursos humanos).

 

NOTA: si identificas dudas frecuentes en tus usuarios, es mejor que concentres sus respuestas en una página estática. En inglés se llaman “FAQ” por las siglas de “frequently asked questions”. En español no hay un uso alternativo establecido, porque FAQ es tan breve y eficaz que pocas denominaciones podrían tomar su lugar.

 

¿QUÉ ES EL MARKETING DE CONTENIDOS? 

 

Internet está cambiando el mundo que conocemos hasta un punto que a muchos aún nos cuesta entender. El marketing también está sufriendo sus cambios, pues este entorno de la historia reciente ha dado lugar a nuevos modos de comunicarse y, por lo tanto, de vender productos y servicios.

Una de las tácticas de comunicación digital que está demostrando ser más eficaz y durarera en el tiempo es el marketing de contenidos. Hoy sólo voy a presentarte este término, ya tendremos tiempo de profundizar más adelante.

¿Recuerdas las 3 patas de la empresa que te contaba en el primer episodio? Pues el marketing de contenidos se sitúa entre las 3. Consiste en usar tu talento y tu conocimiento para generar artículos que puedan aportar información útil a tus usuarios. Imagínate ese tipo de explicación o aclaración sobre temas relacionados con tu trabajo que tus clientes te agradecerían que les hicieras. Ése es el punto de partida.

Partimos de contenidos de calidad para generar una audiencia, un público que recurre a nosotros para aclarar dudas o conocer cosas que les despiertan interés. Si los contenidos son de buena calidad, tu audiencia no querrá perderse ninguno, por lo que accederán a formar parte de una lista de distribución a la que enviarás notificaciones importantes. Para alimentar esta lista, puedes usar un contenido especial como reclamo, de manera que los usuarios puedan descargárselo a cambio de suscribirse.

A partir de ahí, tienes una audiencia a la que tendrás que fidelizar sin llegar a aburrir. Esta comunicación permanente con personas interesadas en lo que haces o en lo que sabes puede tener un valor incalculable para tu empresa. ¿Imagínate que quisieras lanzar un nuevo servicio o producto? Ya tendrías a quién decírselo en primicia, y lo que es más importante, ya confiarán en ti lo suficiente como para pensar que ese producto o servicio podría ser una buena inversión para ellos.

Si bien no es tan fácil como parece, con lo que te he contado seguro que tienes suficiente para dejar volar tu imaginación con qué podrías lograr gestionando de manera óptima los contenidos de tu blog.

¿QUÉ TIPO DE WEBSITE NECESITA TU EMPRESA?

 

Hay muchos tipos de gestores de contenido que te pueden ayudar a crear la plataforma web más adecuada para tu negocio. Te explico las principales opciones a tu disposición:

 

WEBLOGS

Hay gestores más enfocados a generar webs con blogs, pero también podrías usarlos para crear un blog con alguna página en la que te presentes (como es el caso del blog en el que estás ahora mismo). Debes decidir dónde está el corazón de tu web y estructurarla para que sea cómoda y fácil de navegar.

Gestores como WordPress (que es hasta la fecha el más potente y usado del mercado) permiten instalar aplicaciones, llamados plugins, que servirán para ampliar las funcionalidades de la página. Por ejemplo, hay plugins que convierten la página en una tienda online o e-commerce, donde podrás vender tus productos.

 

E-COMMERCE

Hay otros gestores especializados en tiendas online, pero que pueden incluir un blog. En el mercado destacan varios, como Prestashop o Magento. Este tipo de plataformas requieren de cierta experiencia y te recomiendo que cuentes con un especialista si es quieres vender una amplia gama de productos a través de internet.

 

PLATAFORMAS EDUCATIVAS

Si tu negocio consiste en dar formaciones, te interesa tener una plataforma desde la que poder ofrecerlas en cualquier parte del mundo. Un gestor polivalente como WordPress te permitirá construir un sistema completo, mediante determinadas aplicaciones y creatividad. No obstante, para este uso te recomiendo que primero descartes usar algo que ya exista. Busca proveedores en tu sector que ya dispongan de una plataforma completa y que ofrezcan la posibilidad de arrendar el servicio. Quizás te permitan funcionar sin realizar una inversión inicial.

Si, tras sopesar los pros y los contras, decides crear tu propia plataforma educativa y dispones del presupuesto necesario, es el momento de hacer tus sueños realidad y generar una experiencia única en tu usuario. ¡Adelante!

 

¿Tienes alguna pregunta sobre qué tipo de web necesita tu empresa? Déjame un comentario y te responderé con gusto.

RECUERDA: PUEDES ESCUCHAR EL PODCAST AQUÍ

 

 

 

No te pierdas ningún episodio y todos los recursos gratuitos que estoy preparando. Suscríbete y recibe mis novedades directamente en tu bandeja de entrada.



¡Ah! También puedes compartir este post con quienes creas que les puede resultar útil.

Hasta la semana que viene.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

 

Sin comentarios

Deja un comentario